¿Cuándo puedo realizar una sesión de recién nacido?

Esta es sin duda una de las preguntas que más realizan mis clientes. En este caso, la respuesta es clara y concisa: en los primeros 10 días de vida del bebé.

A menudo surgen dudas sobre el porqué de esta respuesta y son varios los motivos. Para empezar, es el momento en el que por necesidades biológicas, los bebés duermen más, además, son capaces de mantener ciertas posturas que les recuerdan a cuando estaban en el vientre materno, aunque no todos los bebés toleran bien ciertas posturas, una de mis tareas será la de comprobar su flexibilidad.

4

Además, entran en juego otros factores que suelen convertirse en las grandes pesadillas de los papás: los cólicos y las crisis de crecimiento. Partimos de la base de que no hay dos bebés iguales, pero sí hay ciertas situaciones que parecen repetirse entre los recién nacidos y que más o menos responden a un mismo ciclo.

5 6

Cólicos y crisis de crecimiento

Los cólicos aparecen de manera de un llanto intenso, prolongado y sin motivo aparente, comunes en los primeros meses de vida del bebé, pueden aparecer a partir de la segunda semana de vida. En estos casos, el bebé se muestra inquieto y la posibilidad de que duerma profundamente para poder manejarlo y colocarlo en ciertas posturas se convierte en difícil tarea. Mi experiencia me dice que un bebé con cólicos pone en peligro que el desarrollo de la sesión fotográfica sea exitoso.

Otro de los motivos son las temidas crisis de crecimiento. La teoría dice que la primera crisis de crecimiento se da a partir del día 17-20 de vida, pero la realidad es que yo las he visto con bebés de incluso 12 días. Una crisis de crecimiento se da cuando el comportamiento del bebé cambia debido a la demanda de leche que necesita. En ellas, es probable que el bebé sólo encuentre consuelo «pegado» al pecho de la mamá, llorando desconsoladamente si se le separa o demandando comer cada 30 minutos. Por lo que, llevar a cabo la sesión fotográfica se convierte prácticamente en misión imposible.

Obviamente, para este tipo de casos, buscaremos una solución de manera que podamos inmortalizar el recuerdo de los primeros días de vida de tu bebé, pero es importante comprender que fuera de ese tiempo, es muy improbable conseguir los retratos clásicos de los posados que caracterizan este estilo fotográfico.

Por supuesto, siempre existen excepciones (bebés que no han llegado a término, poco peso, prematuros…) que permitan que este margen de 10 días se amplíe un poco más, pero no es la norma general. Además, cada bebé es un mundo.

160913-mario-010 160913-mario-007160913-mario-011

Mi experiencia

Por supuesto que todo lo que he expuesto lo hago desde mi propia experiencia y esta puede diferir de la de otros profesionales. Como dice el refrán «cada maestrillo, tiene su librillo» y sólo la experiencia del trabajo y la continua formación permiten mejorar la técnica personal.

7

Quiero agradecer enormemente las fotografías del making of que Susana Soñora, una ayudante inmejorable, realizó de una sesión en el domicilio de una de las muchas familias que tuve el placer de retratar en el 2016.